Miradas sin rendición. Imaginario y presencia del universo indígena.

Expo Bicentenario Guanajuato
Silao Guanajuato, México
Curaduría: Sergio Raúl Arroyo

Como parte de las conmemoraciones del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución la exposición Miradas sin rendición, Imaginario y presencia del universo indígena formó parte del pabellón de la Identidad del Parque Expo Guanajuato Bicentenario. La muestra se propuso abordar desde una perspectiva contemporánea los aspectos centrales —no siempre advertidos y expuestos con suficiencia— del universo indígena de México. Asimismo, se buscó mostrar el complejo entramado de enfoques y objetivos con que la sociedad mexicana ha desarrollado su relación con el indio durante los últimos 200 años.

Con la finalidad de dar a conocer la pluralidad y riqueza cultural del mundo indígena de México, se partió de un trabajo de conceptualización e investigación exhaustiva. En concordancia con esta, el proyecto museográfico propuso articular un espacio expositivo abierto, dinámico y multisensorial que generara en el público una relación crítica con los elementos que conforman su identidad. Esta plataforma dinámica se construyó mediante la utilización de diversos medios audiovisuales: cine, video y registros sonoros así como objetos arqueológicos y etnográficos, esculturas, fotografías, mapas y obras plásticas. Se exhibieron más de 900 piezas provenientes de los principales museos de México.

La exposición se dividió en dos secciones. En la planta superior, La identidad enjaulada marcó un recorrido cronológico y diacrónico de las diferentes formas de representación concernientes al indio como figura histórica y simbólica.

Por otro lado, el núcleo central de la exposición, La libertad de lo diverso, identificó la pluralidad cultural del México de hoy a través de la organización geográfica de los grupos étnicos y sus expresiones culturales, materiales e inmateriales.

La sala de exposiciones se presentó como una cartografía de México en la cual el mobiliario museográfico, eje vector conectivo del recorrido, aparentaba las sierras montañosas de la república. De esta manera, el visitante tenía la posibilidad de ubicarse geográficamente y recorrer el país a la par que descubría o redescubría la diversidad cultural del mismo. En este sentido, el mobiliario museográfico se convirtió en un lugar de intersección de múltiples capas de información. Así, la vitrina + objeto etnográfico + fotografía + registro estadístico + registro documental en audio y video contextualizaban las piezas a la vez que permitían su resignificación.

Miradas sin rendición expresó un deseo vital: que el visitante no limitara su experiencia emotiva a las piezas exhibidas, ni quedara anclado en un discurso arqueológico carente de dimensión humana. Por el contrario, la muestra fue un intento por propiciar un eco interior que fuera más allá de lo inmediato y que implicara una reflexión solidaria sobre una de las experiencias más importantes de la realidad mexicana: su universo indígena.

Centro de documentación

Para poder preservar la memoria de la investigación previa, así como una forma de ampliar la información para el visitante, se diseñó y programó un centro de documentación en el cual se encuentra desplegada la totalidad de la investigación realizada para este proyecto. El contenido de este centro es aún más extenso que la propia exposición, y se encuentra disponible al público en el link:
http://t-dm.com/miradas/