Museo Expuesto. La colección de arte moderno de la UNAM 1950-1990

Centro Cultural Universitario Tlatelolco
Ciudad de México, México
Curaduría: Jaimes Oles
Octubre 2013

Museo Expuesto. La colección de arte moderno de la UNAM 1950-1990 es el primer laboratorio curatorial y museográfico universitario de México el cual está en permanente renovación de su colección y en constante interacción con el público. Lo anterior se convierte en una exposición interdisciplinaria que combina múltiples recursos museográficos con un intenso proceso de investigación. El proyecto fue concebido de forma pedagógica, con el objetivo de propiciar mayor conocimiento sobre las colecciones de las UNAM y los procesos de mediación que se realizan al concebir una exposición.

Museo expuesto permite reflexionar acerca de las funciones, objetivos y recursos con los que cuentan los museos universitarios de la UNAM, dando lugar a un encuentro social y educativo que permite al público una relación crítica con el patrimonio cultural.

Se trató de diseñar y construir un ámbito museográfico que respondiera al planteamiento curatorial al tiempo que considera los requerimientos técnicos y de equipamiento e instalaciones para la flexibilidad, modulación y la constante transformación del espacio expositivo.

La propuesta museográfica se enfrentó con 2 retos principales:

El primero fue crear un espacio y mobiliario museográfico versátil, que permitiera realizar las rotaciones de obra que se planearon para este exhibición. Es decir el mobiliario debía adaptarse a que la obra cambiara, así como sus dimensiones. La solución fue crear muros museográficos móviles (con ruedas), que permitieran cambiar el tamaño del área establecida para cada módulo de acuerdo a las dimensiones de la nueva obra. Por otro lado también se diseñaron vitrinas con fondos modificables para exhibir obras con diferentes profundidades.

El segundo reto fue adaptarnos a la diversidad de temas de los módulos expositivos. Dada la vocación didáctica de la exposición se buscaba comunicar diferentes temas o aspectos museográficos, lo que prácticamente representaba hacer diez pequeñas museografías para cada tema. La solución se propuso utilizando los muros de diferentes formas y con diferentes colores para homogeneizar y dar diferentes jerarquías a la exposición.